Y le fue dado un rollo del profeta Isaías, y tras abrir el rollo, encontró el lugar donde había sido escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí... (Lucas 4,17-18a traducido del texto griego Nestlé-Aland). BLOG DEDICADO AL ESTUDIO Y A LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA.

viernes, 27 de mayo de 2016

El meteorito moral en un planeta amoral


31 Cuando salió, dijo Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. 32 Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto. 33 «Hijos míos, me queda poco tiempo de estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, pero ahora os digo lo mismo que les dije a los judíos: que vosotros no podéis ir adonde yo voy. 34 Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros; que, como yo os he amado, así os améis también entre vosotros. 35 Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros.» (Juan 13,31-35)



Introducción

El texto completo es el discurso de despedida de Jesús (13,31-14,31). En todo ese conjunto el discurso de despedida es el género literario y sigue a los discursos de despedida de los héroes del AT: Jacob en Gn 47,29-49; Josué en Jos 24,1-28; David en I Cr caps. 28-29; Tobit en Tob 14,3-11; Matatías en I Mac 2,49-68. También Lucas escribió un discurso de despedida en boca de san Pablo en Hch 20,17-38.

Los vv.34-35 son un paréntesis dentro del discurso de despedida de Jesús y corresponden casi con seguridad al redactor final del evangelio de Juan. Luego también nos queda decir que la liturgia ha omitido la parte B del v.33 que dice: Vosotros me buscaréis, pero ahora os digo lo mismo que les dije a los judíos: que vosotros no podéis ir adonde yo voy.     

Entonces, básicamente:

vv.31-33 forma parte del largo discurso de despedida de Jesús
vv.34-35 son una inserción tardía de carácter moral

El que ha salido es Judas, luego de que Jesús lo distinguiera como el principal invitado a su mesa. Eso significa el gesto del anfitrión que moja un pan en la salsa y lo ofrece a un comensal. Judas había aceptado el bocado pero lo hace rechazando a Jesús y se va. Y así comienza en el v.31 el discurso de despedida de Jesucristo.


Desarrollo

31 Cuando salió, dijo Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. 32 Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto.
Jesús comienza su discurso de manera triunfante, la gloria quedará evidenciada ya no a través de signos (2,11) sino que el cuerpo de Cristo glorificado la manifestará y lo hará pronto.

33 «Hijos míos, me queda poco tiempo de estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, pero ahora os digo lo mismo que les dije a los judíos: que vosotros no podéis ir adonde yo voy.

La expresión "hijos míos" es única en el Evangelio de Juan pero es recurrente en los discursos de despedida del AT. De hecho los judíos llamaban "padre" a los maestros y los maestros "hijos" a los discípulos.

La parte "censurada" por la liturgia nos dice que los discípulos tampoco pueden seguir a Jesús hacia la gloria divina, quizá ha sido omitida por representar un pequeño trabajo de atención y explicación por parte del intérprete. Lo que dice Jesús a los discípulos es de carácter temporal, no pueden seguirlo en ese momento pero lo podrán hacer después como lo expresará en el v.36.

34 Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros; que, como yo os he amado, así os améis también entre vosotros. 35 Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros.

Como decíamos estos 2 vv. son un paréntesis en el discurso de despedida de Jesús. Es un comentario que podemos relacionar con I Juan que es, de hecho, no una carta sino un comentario al Evangelio de Juan, veamos algunos testimonios: I Jn 2,7-9; 3,23-24; 4,21; 5,2-3; II Jn 5.

Es como un meteorito moral en un planeta amoral, el planeta amoral no es el mundo sino el Evangelio de Juan.

El mandamiento nuevo llega de Jesús como un don, no como una imposición y menos como un legalismo, y es que como discípulos nos amemos unos a otros. La escuela joánica cuando se refiere al amor lo hace siempre dirigido a la comunidad cristiana porque es un don recibido de Jesucristo que a su vez lo ha recibido del Padre (15,9), por eso es "nuevo" porque no viene de una moral externa sino del don que nos ha sido dado. 

Al final, el planeta asimiló al meteorito...



Prof. Mauricio Shara   

2 comentarios:

  1. Anónimo5/29/2016

    Esta reflexion me ha tocado muy profundamente, mas alla que el Evangelio de Jn., es el del amor por excelencia. De ese don que nos ha sido dado, el don del amor y por el cual seremos juzgados al final de nuestra vida.!!!!!!!!!!
    ETEL

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/07/2016

    Habremos todos asimilado al meteorito.? Lo que queda claro que el Evangelio de Jn.,es el Evangelio del amor por excelencia...! El amor es un don que a todos nos ha sido dado y debemos darlo a los demas...!!!!!!!!!!!!!!
    ETEL

    ResponderEliminar

Escucha PEREGRINANDO: