Y le fue dado un rollo del profeta Isaías, y tras abrir el rollo, encontró el lugar donde había sido escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí... (Lucas 4,17-18a traducido del texto griego Nestlé-Aland). BLOG DEDICADO AL ESTUDIO Y A LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA.

miércoles, 6 de julio de 2016

El ejemplo de una familia ensamblada



  
16 Tomó Noemí al niño y lo puso en su seno y se encargó de criarlo. 17 Las vecinas le pusieron el nombre de Obed, pues dijeron: «Le ha nacido un hijo a Noemí». Es el padre de Jesé, padre de David. Rut 4,16-17.

viernes, 27 de mayo de 2016

El meteorito moral en un planeta amoral


31 Cuando salió, dijo Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. 32 Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto. 33 «Hijos míos, me queda poco tiempo de estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, pero ahora os digo lo mismo que les dije a los judíos: que vosotros no podéis ir adonde yo voy. 34 Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros; que, como yo os he amado, así os améis también entre vosotros. 35 Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros.» (Juan 13,31-35)


viernes, 20 de mayo de 2016

¿Qué es la belleza interior? ¿existe? - Algunas pobres notas personales para una reflexión teológica posterior

Gigi Hadid

En principio la "belleza interior" es un concepto análogo a la belleza exterior, es decir, a la belleza corporal, la cual no es tampoco fácil de definir ya que depende de múltiples factores, pero Tomás definió a la belleza (exterior) como "aquello que agrada a la vista" (quae visa placet), una definición tan simple como genial.

martes, 17 de mayo de 2016

El ejemplo de una familia ensamblada


16 Tomó Noemí al niño y lo puso en su seno y se encargó de criarlo. 17 Las vecinas le pusieron el nombre de Obed, pues dijeron: «Le ha nacido un hijo a Noemí». Es el padre de Jesé, padre de David. Rut 4,16-17.

martes, 3 de mayo de 2016

El discípulo amado fue el primero en creer en la resurrección de Jesús (en Juan)


1 El primer día de la semana fue María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y vio que la piedra estaba retirada del sepulcro. 2 Echó a correr y llegó donde Simón Pedro y el otro discípulo a quien Jesús quería, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto.» 3 Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. 5 Al asomarse, vio los lienzos en el suelo; pero no entró. 6 Detrás llegó también Simón Pedro. Entró en el sepulcro y vio los lienzos en el suelo; 7 pero el sudario que había cubierto su cabeza no estaba junto a los lienzos, sino plegado en un lugar aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, 9 pues hasta entonces no habían comprendido que, según la Escritura, Jesús debía resucitar de entre los muertos. (Juan 20,1-9)


viernes, 8 de abril de 2016

Himno a Jesús humano exaltado como Cristo Señor



6 El cual, siendo de condición divina,
no reivindicó su derecho
a ser tratado igual a Dios,
7 sino que se despojó de sí mismo
tomando condición de esclavo.
Asumiendo semejanza humana
y apareciendo en su porte como hombre,
8 se rebajó a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte,
y una muerte de cruz.
9 Por eso Dios lo exaltó
y le otorgó el Nombre,
que está sobre todo nombre.
10 Para que al nombre de Jesús
toda rodilla se doble
en los cielos, en la tierra y en los abismos,
11 y toda lengua confiese
que Cristo Jesús es el SEÑOR
para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2,6-11)


lunes, 28 de marzo de 2016

Más allá de lo que perciben los gusanos. Una reflexión teológica (Mauricio Shara)


Los gusanos poseen el sentido del tacto y el olfato, hay quienes dicen que también el gusto. Lo que es seguro es que no pueden hacer es oír ni ver, son ciegos y sordos. Para ellos no existe la luz ni el sonido, eso no forma parte de su percepción de la realidad. Eso no significa que aquello que los gusanos no perciben sea irreal, sino que no tienen la capacidad de percibirlo. Lo sabemos porque el patrón para establecerlo somos nosotros los humanos.

viernes, 18 de marzo de 2016

¡Hacia adelante!


Más aún, juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por él perdí todas las cosas; incluso las tengo por basura para ganar a Cristo y encontrarme arraigado en él, no mediante mi justicia, la que viene de la Ley, sino mediante la que viene por la fe en Cristo, la justicia que viene de Dios, apoyada en la fe. Pretendo así conocerle a él, sentir el poder de su resurrección y participar en sus padecimientos, haciéndome semejante a él en la muerte y tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos. No es que lo dé ya por conseguido o que crea que ya soy perfecto; más bien continúo mi carrera por ver si puedo alcanzarlo, como Cristo Jesús me alcanzó a mí. Por mi parte, hermanos, no creo haberlo conseguido todavía. Sin embargo, olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante,  corriendo hacia la meta, al premio a que Dios me llama desde lo alto en Cristo Jesús. (Filipenses 3,8-14)


Escucha PEREGRINANDO: